Buscar este blog

viernes, 5 de octubre de 2012

El cosmético perfecto

Cuando decimos de un cosmético que “es bueno”, resumimos en una frase muy breve una gran cantidad de características que tiene que tener para llegar a causar un efecto en nuestra piel. 
Es cierto que ante una aseveración de estas características tendríamos que preguntar “¿bueno para qué?” ya que dependiendo del diagnóstico de la piel que hagamos tendrá que tener unos efectos diferentes. Sin embargo, la verdad es que para traspasar la barrera que representa la capa córnea de la piel es necesario tener unas propiedades de deben cumplirse en un producto que sea efectivo.

Hoy vamos a realizar un boceto del cosmético ideal. 

Entendiendo por tal aquel que consigue introducir el principio activo deseado a la piel. 




Obstáculos que encuentra el principio activo para no penetrar en la piel.

·        No hay transporte activo: La capa más externa de la piel, es decir, la capa córnea, está formada por células que han perdido toda su actividad metabólica. Por lo tanto no tienen energía para hacer ellas mismas el proceso.
·        No existen conductos: Las células de la epidermis se hallan íntimamente conectadas entre sí, sin dejar ningún resquicio que permita el deslizamiento de las sustancias aplicadas a la piel.
·        No hay gradiente osmótico: No se ha podido demostrar que la piel permita el paso de sustancias para igualar los distintos gradientes de humedad que presenta

Factores que influyen el resistencia cutánea

Junto a las barreras naturales ya mencionadas, encontramos también factores sobre los que sí podemos influir para disminuir la resistencia cutánea. Sobre ellos debe actuar un buen cosmético.

Factores de la piel:

·        La edad: La piel de los recién nacidos es más permeable si la comparamos con la piel del adulto debido a que la capa córnea es mucho más gruesa y contiene menos agua que en los niños.
·        La localización: La barrera que representa la capa córnea no es uniforme. Las zonas de mayor absorción son el rostro y el dorso de las manos. Las palmas de las manos y las plantas de los pies son de muy difícil permeabilidad debido al espesor que presentan.
·        El medio ambiente: La difusión de agua a través de la epidermis aumenta con la temperatura ambiental.
·        La hidratación de la piel: Cuando ésta está perfectamente hidratada su capacidad de barrera disminuye
·        Los traumas físicos: Las rupturas de la capa córnea permiten la penetración de elementos extraños (productos, suciedad, bacterias, etc.)
·        Trauma clínico: Muchas sustancias químicas como los detergentes destruyen la membrana celular de los queratinocitos de la capa córnea, produciendo fisuras en la barrera epidérmica..

Factores del producto:

·        Características del producto penetrante: Su eficacia va a depender de su tamaño, peso molecular, presencia o no de grupos polares, etc.
·        Características del producto transportador: Pueden acelerar la introducción de la sustancia activa. Por ejemplo, los productos queratolíticos pueden romper el estrato córneo facilitando la absorción.
·        Potenciador de la permeabilidad: Son elementos químicos que se añaden para romper la barrera que presenta la piel y facilitar el paso de sustancias que por sí mismas serían poco absorbidas. 

Y con todo esto ya podemos acercarnos al “retrato robot” del cosmético ideal. Tendría que ser el que posea cualidades hidratantes de la capa externa de la piel, que incluya en su composición agentes que rompan la membrana celular de los queratinocitos mediante un sistema físico (partículas) o químico, que proteja de la posterior evaporación (factor de protección), que presente un vehículo que abra el camino para el principio activo que va a actuar (liposomas, ceramidas, etc.) y que dicho principio contenido sea de calidad. 
¿Lo conocéis ahora? 
Pues ya podéis recomendarlo sin miedo.


1 comentario:

  1. ¡¡Felicidades Pilar!! muy buen post y muy interesante.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu participación!