Buscar este blog

jueves, 30 de agosto de 2012

El maquillaje y el color



El maquillaje es uno de los tratamientos que más satisfacción inmediata produce tanto a la profesional como a la clienta. Responde a la necesidad innata que tiene el ser humano de modificar su propia fisonomía y de presentarse ante los demás de acuerdo con unos cánones de belleza preestablecidos.
Desde las civilizaciones más antiguas ha ocurrido así. De esta forma si repasamos la historia del maquillaje y la peluquería vemos como corresponden en gran medida a esta necesidad mencionada, pero también está relacionado con el poder económico de la cultura del momento. Así, cuanto más prósperas, más cuidado se otorga al cuidado personal del individuo, mientras que en periodos de hambruna o guerras queda, como es lógico, relegado a un segundo, tercero o cuarto plano.
El truco de magia del maquillaje es jugar con las luces y sombras, con los colores y del sentimiento que despiertan en nosotros. Desde que tenemos conciencia de nosotros mismos como civilización, nos han influido y hemos ido incluyéndolos progresivamente a nuestros hábitos y costumbres diarias.
El hombre primitivo, y estamos hablando de hace más de 20.000 años, ya utilizaba colores minerales para representar su vida y lo que le rodeaba. Para ello eligió de entre los colores que la naturaleza le ofrecía las tierras rojas brillantes, los ocres pardos y violáceos. Así hemos conocido representados bisontes, jabalíes y caballos.
Pero ya entonces asociaron el color con los símbolos. Así, tenemos constancia de que los pueblos orientales, hindúes, árabes y africanos pintaban sus cuerpos para ciertas celebraciones, generalmente de tipo religioso. ¿Podemos hablar ya de maquillaje?

Cleopatra
Seguramente no porque nos falta la parte de embellecimiento que encontramos ya en otra civilización que todos conocemos por su prosperidad y conocimientos: los egipcios. Aunque nuestros antecesores primitivos pudieran encontrarse más guapos con sus arcillas corporales, lo cierto es que las pinturas que encontramos en los restos arqueológicos de Egipto nos muestran una intención mucho más clara de resultar hermosos y de protegerse. Además el número de tonos usados crece: rojos, blancos, verdes y el negro carbón son utilizados junto con los ya mencionados.
En Grecia y Roma, los primeros naturistas griegos establecieron los principios de una “ciencia cromática” donde se señalaban como colores fundamentales el rojo, el verde, el blanco y el negro. Para ellos, todos los demás eran mezcla de éstos.
María Antoñeta
Durante la Edad Media, el color realmente pasa a ser un gran símbolo, no tanto relacionado con la belleza sino con la religión. El blanco simboliza la luz de la creación, el negro la oscuridad y las tinieblas, el amarillo y el oro la gloria, el rojo el infierno.
Pero llega el Renacimiento y con él se rompe el encorsetamiento formal. Los colores se hacen menos brillantes y, por tanto, más naturales. En las pinturas de la época podemos verlo no sólo en los ropajes de los protagonistas, sino también en los afeites utilizados por damas y caballeros de la época. La carga simbólica se relaja.
Del S. XVI a la actualidad, la progresión de la utilización de los colores tanto en maquillaje como en moda ha sido tremenda. La cantidad de tendencias y los cambios de gusto, hace que se pase de unos a otros con rapidez. En periodos optimistas y alegres se emplearán colores calientes, vivos, con contrastes. En periodos opresivos o tristes, fríos y con poca variación.
Actualmente, más que el simbolismo del color, interesa su percepción. Un mismo color bajo distintas condiciones de luz, entorno o accesorios puede llegar a ser completamente distinto. De ahí la importancia de dominar la teoría del color y también la ocasión en la que lucirá un trabajo. También hay que tener en cuenta el tono que se utiliza al lado. El negro sobre rojo nunca quedará igual que sobre azul y podemos dar un carácter agresivo o incluso envejecido sin pretenderlo.
Un mundo ilimitado que explorar a nuestro alrededor donde todo nos sirve de modelo. ¿Cómo combina la naturaleza sus colores? ¿Y la urbe? ¿Qué tonos nos ofrece un amanecer? ¿Cuántos blancos conoces? ¿Qué nos transmite todo esto? Obsérvalos todos con nuevos ojos e incorpóralos a tu trabajo como maquillador o estilista. 
Si estás interesado en ampliar tu formación con cursos de maquillaje, no olvides visitar la web de Cursos Visión para consultar nuestra programación:


jueves, 23 de agosto de 2012

Ponte a la última.


Os animamos a estar en la vanguardia, a la cabeza de vuestra profesión. Os proponemos sacar el máximo partido a los conocimientos que ya tenéis. 


Con estos dos conceptos que he extraído del diccionario de la Real Academia Española, hemos definido el curso que engloba los tratamientos más novedosos del sector.


* último, ma. (Del lat. ultimus).
  1. adj. Dicho de una cosa: Que en su línea no tiene otra después de sí.

* tecnología.(Del gr. τεχνολογία, de τεχνολόγος de τέχνη arte, y λόγος tratado).
  1. f. Conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico.
  2. f. Tratado de los términos técnicos. 
  3. f. Lenguaje propio de una ciencia o de un arte. 
  4. f. Conjunto de los instrumentos y procedimientos industriales de un determinado sector o producto.

El mundo de la belleza es cada vez más complejo y diversificado, exigiendo de sus profesionales una renovación constante. No es un lugar común o una frase hecha, es una necesidad, una verdad que impera y que el público final demanda.
Con la información globalizada y a disposición del usuario, no podemos permitirnos el lujo de despistarnos. Cavitación, electroporación, radiofrecuencia, foto rejuvenecimiento... son conceptos que se manejan en la calle y que suscitan la curiosidad de todos.
Si cogemos las definiciones literales con las que hemos comenzado, un curso de Últimas Tecnologías consiste en un conjunto de teoría y técnicas que permiten aprovechar el conocimiento científico del que disponemos y que, además, no tienen una línea posterior. Es decir, tras de ellos aún no hay nada nuevo.



Infórmate llamando al 91 531 19 23 o escribiendo a nuevavision@nuevavision.es y vive una nueva experiencia a partir del 5 de septiembre. 

Os dejo la ficha del curso para que podáis consultarla:

DURACIÓN: 12 SEMANAS
DÍAS POR SEMANA: 2
HORARIOS DE 14:30 A 17:00 HORAS
P.V.P: 390€
FORMAS DE PAGO: EFECTIVO, TARJETA O DOMICILIACION BANCARIA
MATRÍCULA GRATUITA 

TEMARIO:
Morfología del rostro
     - Esquema de las zonas reflejas faciales
     - Aplicación en el diagnóstico de los tratamientos:
     - Hiperpigmentación,  Envejecimiento Prematuro, Acné.

     - Diferencias celulares
     - Células madre
     - Tratamientos cosméticos, Principios activos

     - Diferencia de las distintas lesiones de acné
     - Tipos de acné y tratamientos

Técnicas avanzadas de facial
     - Radiofrecuencia: Monopolar, Bipolar, Tripolar
     - Fototerapia: la luz y el envejecimiento.
     - Electroporación: Mesoterapia virtual. Distintos sistemas.

Morfología corporal
     - Estudio de los distintos tipos morfológicos
     - Diagnóstico de la celulitis
     - Fichas de seguimiento y cómo tomar medidas.

Técnicas avanzadas de corporal
    - Cavitación: Activa y Manos Libres
     - Radiofrecuencia
     - Fototerapia
     - Electroporación.

Técnicas de masaje con gemas y piedras volcánicas adaptadas a cualquier tratamiento.
     - Acción Mecánica, Térmica y de Contraste.

Lo mejor de la aromaterapia (Iniciación)

Si quieres más información sobre nuestra programación, consulta la web: www.cursosvision.com


lunes, 20 de agosto de 2012

Nos Manipulan



Precisamente no soy una admiradora de Mercadona, sé que sus precios han hecho mucho daño en nuestro sector. Llevo veintisiete años defendiendo que igual que un carnicero vende carne, porque sabe cortarla, un pescadero lo mismo con el pescado y la farmacia con los medicamentos, los productos de cosmética tendrían que venderlos exclusivamente las esteticistas, simplemente porque esa es su profesión, a la que han dedicado una media de tres años de estudios y muchos cursos posteriores. Una esteticista diagnostica y asesora, una reponedora de productos o cajera, con todos mis respetos, no. Ahí es donde radica realmente la gran diferencia, no en calificar las cremas en mejores o peores, los resultados llegan con un buen diagnóstico y una aplicación adecuada.

Decía que no soy admiradora de Mercadona y es verdad, nunca me gustaron personalmente sus cosméticos y los probé para poder hablar con propiedad, me parecen muy perfumados (alergias y manchas), excesivamente densos, poco modernos, los definiría yo. Sin embargo, no quiero aprovechar la circunstancia de la retirada de productos para echar leña al fuego porque en este asunto creo que la gran empresa que es Mercadona ha estado a la altura de las circunstancias. Somos demasiado ligeros a la hora de ensalzar un producto (hace una semana los cosméticos de Mercadona eran lo mejor de lo mejor) yo no lo creía así, como tampoco ahora pienso que no sirvan para nada. 

Tampoco creo hoy que Mercadona haya cometido delito alguno o querido abusar de la buena fe de los clientes, simplemente los ingredientes "malditos" son de uso muy frecuente en la fabricación de determinados cosméticos. Ya está, lo que le ha ocurrido a Mercadona y Johnson & Johnson, le podría haber ocurrido a cualquier laboratorio y quién esté libre de esos ingredientes, que nos lo diga, para eso está el blog y el foro.  

En 27 años he vivido la caída de muchos principios activos elevados, anteriormente, a la categoría de "milagrosos". Y luego, en el transcurrir del tiempo, volvieron a "resucitar". 

Nos manipulan y nos dejamos manipular. Ya ves, llega la noticia precisamente en agosto, cuando no hay noticias o cuando prestamos menos atención a las mismas ¿por qué? aún no lo sé, como ignoro quienes serán los beneficiados y perjudicados.

De nuevo me siento manipulada. Una vez más. 

Echo en falta la opinión de los químicos de los laboratorios, la opinión de las personas que mejor conocen estas sustancias porque trabajan con ellas y comprueban sus propiedades antes de lanzar un producto al mercado. Me gustaría que ellos hablaran sobre el particular y nos aclararan por qué usaban estos ingredientes, si son tan perjudiciales para la salud, como nos quieren hacer creer. Dejo el debate abierto, a la espera de que alguien quiera aclararme mis dudas. 

Eso sí, espero que estas circunstancias y las medidas llevadas a cabo, sirvan para que todos los fabricantes normalicen sus formulaciones, yo soy de las que cree que los cosméticos, que siempre han dicho los dermatólogos que no afectan más allá de la epidermis, no pueden ser tan perjudiciales para salud, como ahora, en estos días, quieren hacernos creer, y que lo ocurrido, es un golpe de efecto que todavía no sé a quienes beneficiará o perjudicará en el futuro pero, ya que ha tomado notoriedad pública, me gustaría conocer la opinión de los fabricantes del sector, lo que piensan los químicos que formularon esas cremas sobre las noticias vertidas en la prensa la semana pasada. Al fin y al cabo ellos son los que mejor pueden aclararnos las dudas, ¿no os parece?


viernes, 10 de agosto de 2012

Primero Destacar lo Positivo del Cliente

Respondiendo a un comentario del último blog, me he dado cuenta de la importancia que adquiere una pregunta y todavía más, de lo que puede influir en el ánimo del cliente y en la opinión que se hará de nuestra persona y nuestro negocio si le hacemos un comentario desafortunado. Que los he oído, no me lo invento, más de uno y de dos he oído en salones de belleza. Si, del tipo: "qué piel más descuidada tienes, llena de puntos negros", por ejemplo.
Un comentario de este tipo, además de demostrar una falta total de sensibilidad por parte de quién lo hace, crea el rechazo inmediato de quién va dirigido. 

A nadie le gusta aceptar que su piel está descuidada por eso, ante lo que considera un ataque, el cliente suele utilizar la técnica defensiva: "pues uso cremas muy caras, que me las compro en..." es que una vez  me hicieron una higiene facial y salí con el rostro enrojecido y con marcas"...

Con un poco de habilidad por nuestra parte hubiéramos evitado el enfado del cliente si antes de hacer el comentario sobre su piel en negativo, le hubiéramos dicho algo realmente agradable: "qué piel más sana, o hidratada, o tersa, tiene usted" cualquier definición que se pueda corresponder con la realidad del cliente, todas tenemos algo digno de ser mencionado.

Una vez que hemos agradado al cliente con nuestro primer comentario, podemos añadir, con mucho tacto, "lástima que se cuide usted poco la piel porque es muy agradecida".

Como antes le hemos dicho que su piel está hidratada o tersa o es bonita, el cliente percibirá la segunda parte del mensaje no como un ataque, sino como una sugerencia para mejorar, todavía más, su aspecto y seguramente nos preguntará qué puede hacer para conseguirlo o confesará que si, que es muy poco constante y que apenas se cuida, etc., etc., entonces será el momento del consejo profesional técnico.

Su aspecto mejoraría notablemente con un tratamiento... o con un producto específico para ese tipo de piel que se llama...

Y el cliente comprará o se hará el tratamiento y además, se sentirá agradecida por el consejo. La diferencia son las formas, eso que todos tenemos la obligación de cuidar. 


jueves, 9 de agosto de 2012

Tu Imagen Habla de Ti

Tu imagen habla de ti
Aunque no creo que la primera impresión sea la verdadera en el noventa por ciento de los casos, sí pienso que la imagen que damos como profesionales marca una idea de nuestro trabajo en la mente de los clientes potenciales.

Si quieres que tu negocio sea representativo de un grupo determinado de personas (muy jóvenes, jóvenes, maduros, tercera edad), tendrás que imprimir en tu salón signos que te acerquen a los valores o gustos que a ellos les caracterizan. Es decir, si tu salón está dirigido a los mayores, será más cercano a ellos si pones una fotografía o un póster de Marlon Brando, por ejemplo, o de Natalie Wood, por poner otro estilo totalmente diferente, que si lo llenas de fotografías de Bisbal o de otro icono actual, y lo mismo vale para elegir una cadena de música o la decoración.
No se trata de que a ti te guste la bachata y quieras escucharla a todas horas, se trata de que descubras lo que le gusta a tu cliente y de esa forma le hagas su estancia en tu establecimiento más agradable.

Si los colores, cortes de pelo, peinados, no pueden ser los mismos para una quinceañera que para una abuela, tampoco puede serlo el entorno que le regalas. Eso se llama delicadeza y lo que recibes es la fidelidad de un cliente agradecido.