Buscar este blog

jueves, 30 de abril de 2020

Cuidados de manos y uñas en tiempos de Covid -19. Anatomía.





Vamos a decirlo claramente: nos hemos hartado de fregar. De hecho, aparte del famoso papel higiénico, los productos de limpieza para el hogar han sido los grandes demandados en los supermercados. La lejía se agotó y la repusieron y se volvió a agotar y lo mismo los los jabones. Sin embargo, estos productos, no están pensados para que estén en contacto con la piel. Si leemos la instrucciones, muchos indican que se recomienda el uso de guantes y no siempre lo hemos seguido al pie de la letra.

El lavado constante de las manos también supone un deterioro de las manos y de las uñas, pero es imprescindible, por lo que nuestra directora técnica ha dedicado un par de clases a sus cuidados.


En esta entrada del blog, quiero hacer una pequeña introducción a la anatomía de la mano y las uñas, con objeto de seguir mejor la clase que os propongo a continuación. Aprovecho los dibujos que ella misma ha realizado

Lo primero que hay que decir es que en la mano hay dos epidermis diferenciadas; la del dorso y la del anverso. En la palma hay una capa extra que es la que marca las huellas dactilares. Lo vemos en la fotografía que tenemos al lado. Es la que pone "Estrato granuloso". Tiene una regeneración diferente y crea dureza igual que en los pies. No hay folículos pilosebáceos, pero sí glándulas sudoríparas por lo que la aplicación de productos grasos puede hacerlas más sudorosas.


Por otra parte, la piel de el dorso de la mano debe ser tratada igual que la piel del rostro. Con productos hidratantes, regenerantes y filtros solares.

 

Figura 1. Vista lateral.
Figura 2. Vista frontal.
Respecto a las uñas, a la hora de tratarlas, hay que tener en cuenta varias cuestiones. En la Figura 1, tenemos situado el Eponiquio. Sirve de puente para evitar que entren bacterias en el interior de la matriz. Si se tocan genera un proceso inflamatorio. Esto lo observamos en personas obsesionadas con las cutículas que se las retiran cortando sistemáticamente, también en personas que se retiran las uñas esculpidas o el esmalte permanente por tracción.
Los bordes de los laterales no son cutículas por lo tanto no hay que retirar porque es epidermis. Con el roce se endurece pero jamás se corta, se pule con limas de gramaje muy elevado (finas). Es una especie de hiperqueratosis. La manicura ha cambiado mucho hoy es muy importante ver la estructura de las uñas y de los pies.

El borde libre (Figura 2) es la parte de la uña que no está pegado al lecho jamás hay que despegar la uña ya que genera riesgo de entrada de bacterias. El Hiponiquio es la membrana que sella la uña al lecho. Los hongos no entran si esta membranas se preserva.

Lo mismo ocurre en los pies, en este caso por cortar en exceso las uñas. Otro problema añadido por esto mismo serían las uñas encarnadas.
Todos los tratamientos son muy parecidos a los tratamientos faciales en cuanto a la piel del dorso de la mano. Mucha hidratación y evitar tener heridas y sobre las uñas, exactamente igual nada de cortes retiramos las cutículas por ejemplo con productos químicos que levanten muy bien, pero la respeten y salen con el empujador.

A continuación tenemosla clase. Espero que os guste. Y a cuidarlas mucho.

Pilar Álvarez Palmeiro.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!