Buscar este blog

lunes, 13 de abril de 2020

Celulitis ¡Prepárate para la operación biquini!!



Por supuesto. La operación biquini está en marcha y, una de las principales preocupaciones que nos sobrevienen a la hora de pensar en playas y piscinas, es la celulitis. Así pues, vamos a dedicarle un par de entradas en el blog para comprenderla y, como no, combatirla. 

Podemos encontrarnos dos tipos de celulitis 

Celulitis Infecciosa. Corresponde a la inflamación de la célula y es de origen vírico. Es un tema médico y, por lo tanto debe tratarla un especialista. 
Celulitis infecciosa

Celulitis Estética. No tiene nada que ver con el caso anterior ni es un proceso inflamatorio. Lo solemos identificar por la famosa "piel de naranja", pero ¡ojo! no toda la piel de naranja tiene que ser necesariamente celulitis. También puede corresponder a flacidez o a tejido graso de ahí que sea muy importante realizar un buen diagnóstico.  
 Celulitis  linfoide o edematosa que se expande hacia la pierna y el tobillo en forma de columna.

La celulitis tiene diferentes fases. No es un problema relacionado con la grasa sino con la dermis. En esta capa de la piel se acumulan líquidos circulantes de desecho que pueden salir de las células, pero las células no tienen la capacidad de recogerlo. Solamente pueden ser eliminados a través del sistema linfático.  Y para que el sistema linfático funcione necesita movimiento puesto que no dispone de una bomba (bomba cardíaca) como el sistema circulatorio.  

De esta forma si el líquido no es expulsado se genera una polimerización que da lugar a los mucopolisacaridos que se solidifican y crean un tejido anexo a nuestro tejido conjuntivo que transparenta la famosa piel de naranja. 


Los mucopolisacáridos son cadenas largas de moléculas de azúcar que se encuentran a lo largo de todo el cuerpo, a menudo en las mucosidades y en el líquido alrededor de las articulaciones. Comúnmente se denominan glucosaminoglucanos.

Y, dicho esto, para poder realizar un buen diagnóstico, hay que tener en cuenta varias cuestiones.

- Solo hay celulitis en extremidades inferiores. 

- Siempre se valora con la musculatura contraída y no hay que apretar la piel ( el clásico "pellizco"). Sólo tenemos que ver que se agrupa en un espacio y no se tensa cuando el músculo se contrae. Esto se correspondería sobre todo a la celulitis blanda y esponjosa ya que es una celulitis que no deforma.  

- Cuando el organismo detecta los mucopolisacaridos como un antígeno los aísla. Es la fase esclerótica o fibrosa. Sí que es deformante y se conoce como celulitis dura. Es características de zonas de pliegue como por ejemplo la cara interna de la rodilla.  

- Podemos encontrar juntas celulitis dura y celulitis blanda dependiendo de las zonas.  

Ya sabemos un poco más. En la siguiente entrada al blog, te cuento que tratamientos podemos realizar. 

Pero ya sabes...



 


Pilar Álvarez Palmeiro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!