Buscar este blog

martes, 29 de enero de 2013

Los aceites Base

Recordamos que, para dar un buen uso de los aceites esenciales es necesario diluirlos. Hoy comentaré las propiedades de los más utilizados.


Aceite de almendras dulces


Este aceite es emoliente, suavizante, hidratante y aporta elasticidad a la piel.
Por su contenido en Vitamina A, ácidos grasos y Omega- 6, reduce la pérdida de agua en la piel, estabilizando las membranas de las células epidérmicas y favoreciendo la regeneración.
Es el más recomendado durante el embarazo para la prevención de estrías y para personas con la piel muy seca y descamada. 
Favorece el desprendimiento de la costra láctea del cuero cabelludo de los bebés.
Es un excelente vehículo de aceites esenciales ya que penetra fácilmente en la piel, sin dejar restos grasos.
NOTA: no se recomiendo el uso de aceite de almendras amargas (Pronus amigdalis Amara) porque contiene ácido prósico porque es irritante.

Aceite de Rosa Mosqueta (rosa canina)


Este aceite proviene de rosas de los Andes (Chile), concretamente, de las semillas de su fruto que constituyen el 70% de su peso, y de las cuales se obtiene un aceite que posee propiedades regeneradoras, cicatrizantes y altamente nutritivas.
En su composición natural, destacan la vitamina F (ácido linoleico y linolenico) y el ácido transretinoico que, unidos a otros ácidos grasos, hacen del aceite de Rosa Mosqueta, la estrella para formular preparados con fines regeneradores: arrugas, cicatrices, estrías, post- operatorios...
NOTA: contraindicado en pieles acnéicas y seborreicas.

Aceite de Jojoba


Aceite que, con un 96% de ceramidas en su composición, se convierte en un aceite extremadamente estable a la oxidación.
Las ceramidas son sustancias que recubren las membranas de las células de la epidermis regulando su hidratación.
La Jojoba tiene la capacidad de disolver el sebo humano, consiguiendo el equilibrio en las secreciones sebáceas tanto en exceso como en defecto.
Este aceite es el hidratante por excelencia para todo tipo de pieles y el único recomendado en el tratamiento de la grasa y el acné.

Aceite de Hipérico (Hyporicum Perforatum)


Planta rica en hipéricina, jugo de color rojizo violaceo que circula por los tallos del hipérico.
El aceite se obtiene por maceración en aceite de oliva en proporciones aproximadas de 300gr de flores por 3/4 de aceite. Se consigue un aceite rojizo con numerosas propiedades: regenerador, diluyente de hematomas, antiinflamatorio, activador circulatorio y antidepresivo.

Receta para piel grasa

Aplicación nocturna. En una cucharada de moca, poner aceite de Jojoba y una gota de A.E. de árbol del té.
Evitará la formación de acné y conseguiremos regular las glándulas sebaceas manteniendo la hidratación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!