Buscar este blog

lunes, 14 de enero de 2013

De Cerca Nadie Es Normal.



Con esto de las fiestas, se me ha pasado un mes sin estar en esta sección. Espero que me hayaís echado de menos, decidme que sí, al menos un poco. 

Dice Caetano Veloso, el original y para mi gusto exquisito cantante brasileño, que de cerca nadie es normal. Cuando leí la frase me pareció que tenía miga tanto para nuestra vida cotidiana como para lo que nos ocupa: la empresa, el trabajo, las ventas y pensé que cualquiera que escuche a este artista, la segunda vez ya sabe quién es. Qué maravilla saber diferenciarse de los demás. Es un atributo necesario para triunfar.  Es su voz melodiosa, sus giros, su forma de entonar la canción lo que le hace diferente de cualquier otro. Recuerdo que me regalaron un CD suyo y la primera vez que lo oí,  no me gustó porque lo comparaba, por ejemplo, en una canción, con una versión de Plácido Domingo y claro, pues era muy diferente, pero la segunda vez, ya fue otra cosa y ahora, me encanta.

¿Cuántas veces nos pasa algo parecido con un producto, con un vendedor, con un cliente? las famosas primera impresión o segunda oportunidad de las que suelo hablar con frecuencia. 

Es verdad que no solemos comportarnos de cerca como lo hacemos de "visita", de compromiso y también es cierto que un cliente no tiene por qué ser igual en todas sus visitas. Al leer la frase de Caetano pensé en cuántos productos caen en desgracia porque sólo los probamos una vez y decidimos que no valen. Eso, en estética, es muy grave ya que los resultados a veces tardan en llegar. La constancia es una virtud necesaria para triunfar, para tener criterio, para acercar. 

Vamos a dar esa segunda oportunidad al vendedor aquel que llegó un día no muy inspirado y que nos pareció nervioso o pesado. Vamos a dar una oportunidad a ese producto que tenemos en la estantería del cuarto de baño sin usar y sobre todo, vamos a darnos una segunda oportunidad a nosotros mismos porque somos capaces, si nos lo proponemos, de sacar un negocio adelante y de vender los productos que vamos arrinconando, simplemente porque a nosotros a lo mejor no nos gustan mucho, como si nuestro gusto fuera el único con criterio. 

Ten muy en cuenta que lo que a ti no te gusta, puede encantar a otra persona. No te quedes con productos arrinconados en tu salón, véndelos y renueva constantemente tu stock, es otra forma de estar al día y de ofrecer a tus clientes lo último, lo más novedoso, lo que se adapte mejor a su piel y a sus necesidades. 

Comienza el año con fuerza, convencida de tus propias posibilidades. Tú puedes y en el 2013 lo vas a demostrar. Hasta la próxima.   



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!