Buscar este blog

lunes, 24 de septiembre de 2012

Renovar Hasta Las Ideas



Hace unos días leí un artículo en el que indicaba que uno de los fracasos más habituales entre directivos, empresarios y políticos es crecer que lo que funcionó en un caso, tiene que funcionar siempre. 

Ni los aparatos, ni los productos, ni las personas que están a nuestro alrededor, funcionan siempre. Y en ello incluyo nuestras ideas o formas de llevar el negocio. Si queremos permanecer en primera línea, no queda otra que renovar, renovar y renovar más. 

Un negocio sin innovación, es un negocio muerto a medio o largo plazo.  El propio mercado se lo come. Y es normal que así sea porque lo que hace diez años podría ser una novedad, ahora se considera obsoleto. Recuerda, también tus ideas, tu forma de trabajar, de tratar incluso a los clientes, de comunicarte con ellos, debe innovarse en función de las nuevas tendencias, de los tratamientos más actuales. 

Siempre digo que lo que da resultado hay que guardarlo en la memoria para echar mano de ello cuando lo necesitemos, pero igualmente sostengo que no hay dos conversaciones de venta iguales, que aquello que sirvió para cerrar un pedido o convencer a un cliente en un momento dado, no es eterno ni tiene por qué ser válido para otro cliente con distinta personalidad, con necesidades diferentes. 

Como una Matriuska, esa muñeca rusa que todos conocemos y que nunca termina de asombrarnos porque dentro de cada una se encuentra otra y otra y otra más. Así han de ser tus argumentos comerciales, variados, lógicos, modernos. Así debe ser tu negocio y tu capacidad para el cambio. 

Que el éxito te acompañe, si lo buscas, lo encontrarás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!