Buscar este blog

jueves, 13 de septiembre de 2012

Natural es todo aquello que cumple su ciclo vital sin alteración ni manipulación por parte del hombre

¿Productos Naturales?

Os confieso que llevo un buen rato pensando en productos naturales y no soy capaz de encontrar algo que no haya sido manipulado. Sólo me viene a la mente los tomates que cultivaba mi abuelo, hace cuarenta años.

Antioxidantes, conservantes, correctores, estabilizadores, colorantes y perfumes se han introducido en nuestra vida para permitirnos utilizar productos perecederos, que también tiene sus ventajas, pues ello nos conduce a consumir frutos fuera de temporada, por ejemplo, así como disfrutar de suculentos platos elaborados hace semanas y que servimos en nuestras mesas como si estuvieran recién hechos.

Vamos a reconocer:  ya no es posible retroceder en el tiempo.

En la actualidad existe una corriente naturalista que se pregunta ¿parabenes sí o parabenes no? Mi experiencia profesional, que abarca largamente las dos décadas en las cuales no he dejado de ejercer la enseñanza ni de investigar y probar principios activos y productos acabados, me hace decir que éstos, los denostados parebenes, son los conservantes más estudiados y por tanto, los más utilizados en farmacología, cosmética y alimentación ¿por qué será?

Últimamente, la retirada de once productos cosméticos de los establecimientos Mercadona ha puesto en entredicho la conveniencia de utilizar algunos principios activos, conservantes y antioxidantes de los que habitualmente se utilizan en la preparación, tanto de cosméticos, como alimentos o productos farmacéuticos. Ignoro si se ha debido a las fechas del anuncio o a que ya el último consumidor está curado de espanto y cada día trata de informarse por sí mismo mejor, el caso es que la noticia ha pasado casi desapercibida, desde luego, sin causar la menor alarma social gracias, como queda dicho en este mismo párrafo,  a que ya el último consumidor está muy preparado y tiene opinión propia y por tanto conoce muy bien que para generar nitrosaminas no sólo debe darse la unión de determinados conservantes y antioxidantes, sino que además el producto en cuestión debe de tener una concentración mucho más alta que la permitida por la legislación vigente para que sea perjudicial para la salud del consumidor.

Para que cada lector saque sus conclusiones me limitaré a poner un ejemplo de las equivalencias entre los ingredientes cosméticos y los alimentarios, porque es lógico pensar que si determinado ingrediente es dañino en un cosmético, debería serlo mucho más en un alimento ¿o no?

Los aditivos alimentarios se identifican con sus correspondientes números y la letra “E” salvo excepciones.

Ejemplo:
  • E-1** - colorantes 
  • E-2** - conservantes

Un buen número de los aditivos alimentarios también forman parte de las formulaciones cosméticas, pero apareciendo identificados con su denominación como ingrediente cosmético, por lo que resulta interesante comparar las equivalencias entre ambas denominaciones para conocer qué ingredientes cosméticos forman parte de nuestra dieta.

Ejemplos:
Número E
Denominación
Ingrediente cosmético
E-100

Curcumina (colorante)
CI 75300
E-216
Propil p-hidroxibenzoato (conservante)

Propylparaben
E-218
Metil p-hidroxibenzoat
Methylparaben
E-400
Ácido algínico (espesante)
Alginic Acid.

Pues nada, ya sabemos algo más sobre el pan nuestro de cada día. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!