Buscar este blog

lunes, 3 de diciembre de 2012

Dónde Se Esconden Las Vacas Gordas

Como las vacas gordas decidieron emigran a los países llamados emergentes en el 2008, no queda otra, si queremos seguir siendo empresarios con ganancias, aunque éstas sean pocas, que eso sí creo que todos lo tenemos asumido, me refiero a las cortas ganancias actuales, decía que no queda otro remedio que inventarnos nuestra propias vacas gordas ¿cómo? Esa es la cuestión. Ahí radica precisamente la diferencia entre seguir en activos o caer derrotados. El cómo...

El primer punto es recordar que nuestros pensamientos generan nuestra realidad, por tanto, vamos a procurar empezar a pensar en vacas muy gordas y nuestras. Vamos a decidir que estamos entre los triunfadores, que una crisis como ésta tampoco es capaz de tumbarnos porque tenemos ingenio, voluntad y capacidad de trabajo para superarlo. 

Y ya tenemos un primer pensamiento con tres salidas: ingenio, voluntad y capacidad de trabajo. 

El ingenio nos va a resultar muy útil para apoyarnos en él en la fase creadora ¿qué tengo que cambiar? ¿qué pide el mercado? ¿cómo me puedo diferenciarme de los demás? 
Ejemplos: Nuevo decoración en escaparates e interiores. Diversificar promociones según clientes. Realizar una encuesta entre los clientes, a ver qué opinan ellos de nuestro servicio y atención. Añadir algún detalle a nuestros servicios. Introducir novedades, siempre tiene que haber un nuevo producto para ofrecérselo al cliente. 

La voluntad será nuestra aliada cuando las fuerzas decaigan y el ánimo se empeñe en demostrarnos que así no podemos seguir. Pues sí, se puede, si se quiere, no haciendo lo de siempre, que eso no lleva a parte alguna, sino cambiando nuestra hoja de ruta tantas veces como sea necesario hasta que demos con la que aporta resultados positivos. A lo mejor es el momento de reciclar nuestros conocimientos sobre aparatología, por ejemplo, o crear nuevos estilos en cortes y colores o ampliar horarios e introducir artículos para la venta impensables hace años.

Y por encima de todo nos queda la capacidad de trabajo. Imprescindible estar dispuesto a trabajar mucho y muy bien en época de crisis. A esforzarnos hasta conseguir que cada tarea nuestra se convierta en obra de arte, clientes sigue habiendo, quizá más exigentes, mirando más el euro, pero las ganas de sentirse guapos, de verse favorecidos, de cambiar de imagen, esa, en época de crisis, es todavía más importante que en tiempos de bonanza. Crea tu propia vaca gorda y llegarás con éxito al 2014. 

Buena semana de puente, a recargar pilas y a duplicar caja en diciembre. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!