Buscar este blog

lunes, 20 de enero de 2014

Saber cuando has resbalado


Digo con frecuencia que cuando necesito una respuesta ésta siempre me llega en el momento oportuno, disfrazada de frase, de escena, de imagen, de pensamiento... siempre llega. Y también defiendo que lo que vale para la vida laboral, también sirve para la personal.


Ayer, cuando la cuesta de enero me parecía el Everest, leo: No veas donde caíste, mejor precisa con qué te resbalaste.


Caramba, me dije, pues es verdad, esa es la cuestión. Y me puse a reflexionar. Claramente comprendí con qué había resbalado para que este enero se convirtiera en montaña. No, por supuesto que no era la crisis, ni mi mala suerte y menos aún la competencia.


Había resbalado por no prestar atención a lo realmente importante, por mira hacia otro sitio, por creer que lo tengo todo tan bien organizado que ello sólo me lleva a la meta deseada.


Una lección magistral de ventas: el éxito siempre está en el mismo lugar, somos nosotros los que nos movemos. 

Que conste que la frase es mía.

Y tú que opinas? ¿atendiste a tu reflexión?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!