Buscar este blog

lunes, 13 de enero de 2014

¿Quiere el cliente comprar?


Los clientes, por principio, se ponen a la defensiva delante de un vendedor. No quieren comprar, no necesitan comprar, ¿qué debemos hacer ante los brazos cruzados de nuestros clientes y su expresión corporal diciéndonos NO?

Pues argumentar con criterio y convencer con beneficios reales.

Nuestros argumentos deben ir encaminados a:
  • Detectar las verdaderas necesidades del cliente o a crearlas.
  • Conocer sus inquietudes y darle soluciones.
  • Motivarle con nuestra explicación e interesarle, que se sienta feliz. 
  • Conocer sus expectativas y superarlas con nuestro producto, servicio o atención.
  • Tener en cuenta otras ofertas de la competencia que el cliente esté considerando, conocerlas a fondo.
  • Descubrir experiencias negativas y positivas que anteriormente haya tenido nuestro cliente a la hora de comprar. 
Si sabemos la causa real de por qué no compró en la anterior ocasión, nos evitará caer en los mismos errores.

Conocer las ofertas de la competencia nos permitirá adelantar la negociación a nuestro favor y darle siempre un valor añadido.

Estar por encima de las expectativas del cliente se consigue manejando con habilidad nuestro servicio o producto y teniendo la capacidad comunicadora apropiada para saber hacerlo llegar.

La motivación le vendrá a través de nuestro entusiasmo, de la forma de presentar el producto y la convicción de nuestro verbo.

Las inquietudes del cliente debemos hacerlas nuestras y por tanto, hay que buscar soluciones y aclarar puntos antes de que esas inquietudes se conviertan en barreras infranqueables.

Y lo más importante; detectar las verdaderas necesidades del cliente, al menos, lo que realmente quiere, le satisface y espera.
O sea, lo que se conoce como feed back. ¿Lo pones en práctica? No te quedes atrás.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!