Buscar este blog

miércoles, 26 de febrero de 2014

DIAGNOSTICO FACIAL. EL ORIGEN DE UN BUEN TRATAMIENTO





Una de las cuestiones más complicadas dentro de la Estética Profesional en Facial es valorar y diagnosticar el problema a tratar; cómo se ha originado y con qué tratarlo. Pero ¿dónde podemos conseguir la información para un buen diagnóstico?
      
Morfolología y Fisiología.

En cada célula hay contenida toda la información de cuanto está ocurriendo en el resto del cuerpo permanentemente. Así, si pudiéramos penetrar en los secretos de una célula, hallaríamos toda la información almacenada en nuestro ser.

Estas manifestación se repite no sólo en cada célula sino también en cada grupo de células relacionadas con una función u órgano. De esta  manera, podemos conocer el comportamiento de un órgano, o de una función con solo observar atentamente una de estas zonas reflejas, ya sea en la planta del pie, en la oreja, en el iris, en la lengua, un cabello, una gota de sangre, en los rasgos faciales o en el examen de la piel.

Alteraciones: 

Examen visual:

Mediante la observación, con la piel desmaquillada y tonificada podemos ver las principales alteraciones: coloración, imperfecciones, luminosidad o falta de ella, líneas de expresión, acné, hipercromías. 

Examen al tacto:

Suavidad, temperatura, espesor, elasticidad...

Preguntas:

Nuestro paciente es también fuente de información.    Condiciones de trabajo, medicación, patologías, cosméticos utilizados, etc.

Lámpara de Wood: 
Imagen con Lámpara 

La tecnología nos permite llegar y observar donde la vista por si misma no llega.

Y ahora....te daremos "el secreto" para tratar el acné, las manchas, el envejecimiento y un largo etcétera con la nueva cosmetología en nuestro monográfico de Diagnóstico Facial. Haz click en el siguiente enlace y ¡apúntate ya! Te estamos esperando. 




  






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!