Buscar este blog

viernes, 21 de marzo de 2014

Avanza, Avanza y Fluye

Me gusta publicar textos originales y acompañarlos de fotografías subidas desde mi cámara. Me gusta marcar la diferencia tanto como poner pasión en todo lo que hago. Si algún día dejo de hacerlo, sabré que ha llegado el momento de decir adiós o buscar otra ocupación.

Hoy hago hincapié en la diferencia abismal que existe entre "dejarse llevar", fluir, avanzar, y lo que conocemos como renuncia, resignación, porque nada tiene que ver y es muy importante para nosotros, los vendedores, saber diferenciar lo uno de lo otro.

Dejarse llevar significa, entre otras cosas, "liberarse", ser uno mismo, hacer caso a nuestro corazón y actuar de acuerdo a lo que sentimos en lugar de dar tanto protagonismo a lo que pensamos. Resignarse es aceptar que no se puede mejorar, que es lo que hay, sin otra meta, sin otro aliciente. Sin embargo dejarse llevar es liberarnos de la timidez, del exceso de responsabilidad, de no querer controlarlo todo. Dejarse llevar es sacar lo mejor de uno mismo y dárselo a los clientes sin temor alguno.

Simplifica tu trabajo sin que pierda calidad, deshazte de lo que te agobia, concéntrate en lo que realmente cuenta, en lo importante, por ejemplo, en encontrar soluciones en lugar de ahogarte con los problemas. Organízate para dejar lugar a lo imprevisto y goza cada instante de tu jornada laboral, aunque el día sea de tormenta, goza también por la enseñanza que ella te aporta.

Hasta la vista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu participación!